Adam Lambert / The Original High

Adam Lambert abandonó RCA después de que la discográfica lo instase a lanzar un álbum de covers de clásicos de los ochenta como tercer disco. Bien poco después lo acogería Warner Bros, con la que, el próximo 16 de junio editará su nuevo álbum, ‘The Original High’, con el que tratará de alcanzar la cuota de público suficiente para covertirlo en un gran nombre del panorama pop.

Dicho lo cual, con el material con el que llega en este nuevo álbum, ¿le será una tarea fácil?

 

CRITICABANNER01

Consiste en vender realmente un debut de Adam Lambert. Es decir, ‘The Original High’ no es, ni mucho menos, una herramienta para definir del todo el sonido del cantante ni para decidir el camino a seguir en proyectos venideros. Es, claramente, un trabajo realizado para hacer olvidar los dos anteriores, y crear la sensación de un nuevo comienzo en la carrera del ‘American Idol’.

En ‘The Original High’ no se hace nada que Lambert no hubiera hecho antes, pero la diferencia está en que, por primera vez, se hace de forma bastante más medida y con notable gusto. La tarea se la ha confiado a Max Martin y Shellback, encargados de digirir a Taylor Swift en el terreno pop, y aunque el resultado no es tan efectivo como el de la otrora cantante country, sí es cierto que cualquier corte de este álbum suena más auténtico que lo lanzado por Lambert con anterioridad.

Así, numeros de deep house como ‘Ghost Town’ resultan mucho más excitantes que cualquiera de sus singles hasta la fecha, el pop europeo que dirige Tove Lo en la colaboración ‘Rumors’ es bastante disfrutable e incluso cuando se deja llevar por la balada clásica (‘There I Said It’), Adam consigue contener su torrente de voz para dar prioridad a que se escuche clara la melodía de la canción

Lo dicho, no hay nada nuevo bajo el sol, pero lo que hay, ha cogido mejor color.

 

CRITICABANNER2

‘The Original High’ / La canción que da título al álbum es un número disco-dance que para sí quisiera Kylie hoy día. Se abre con una voz sugerente, pero pronto da lugar al falsete del estribillo, que lleva al oyente hasta un hook altamente eficaz basado en la repetición. Hubiera sido, a decir verdad, el primer single perfecto.

‘The Light’ / Si algo certifica este corte que juega tanto con el deep house, es que, por mucho que Lambert debutara con aspecto de glam-rocker y acabara grabando pop-rock, donde mejor se maneja es en la pista de baile. Tiene la voz, la actitud, tiene las herramientas y debería pensar seriamente en centrar un proyecto entero en este estilo.

‘Underground’ / Y casualmente, a pesar de lo dicho, remarcaremos también este tema que arranca como balada al piano pero en seguida pasa a ser un corte R&B sutil del estilo de Lorde o los últimos hits de Nick Jonas. Lambert había grabado decenas de canciones de este estilo, pero nunca le habíamos visto tan directo, tan poco excesivo, ni tan concienciado de no tener que demostrar las notas más altas que puede alcanzar sacrificando la canción completa.

 

CRITICABANNER03

‘Lucy’ / La colaboración con Brian May era de esperar después de que Lambert haya servido de voz a la última gira de Queen, pero lo cierto es que ‘Lucy’ no aporta absolutamente nada al álbum. Hablábamos antes de que su siguiente proyecto debería dirigirse más a la electrónica y la música de baile, y precisamente en este tema vemos todo lo contrario: a ese Adam Lambert aún anclado a la imagen de rockero que ni vende, ni resulta atractiva para su público en lo más mínimo.

 

BANNERCRITICA4

‘The Original High’ es un buen debut para un Lambert sin disfraces. Olvidemos sus dos primeros trabajos, en uno caraterizado de versión andrógina de Lady Gaga y en el otro tremendamente exagerado en lo pop; la carátula de este tercero ya deja claro que es donde más de cerca y sin avalorios podemos descubrir al cantante.

Quedan muchas, muchas cosas por perfilar, y especialmente una dirección a elegir de aquí en adelante, algo en lo que debería invertir bastante tiempo y dejar claro en su siguiente trabajo. No es que Max Martin y Shellback hayan conseguido obrar un milagro, pero lo cierto es que ‘The Original High’ es disfrutable.

Puede que no deje una gran marca tras las primeras escuchas, pero tampoco importa volver a darle al play; y eso es mucho más de lo que se podía decir de los trabajos de Adam Lambert hasta la fecha. Siempre tuvo una discografía mucho más mediocre que su talento vocal. Va siendo hora de darle la vuelta a la tortilla.

 

critica60

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies