Así fue el paso por Barcelona de los Backstreet Boys

El pasado jueves, la delegación barcelonesa de LaReputada tuvo la suerte, sí, suerte, de asistir al concierto que ofrecían los Backstreet Boys en Sant Jordi Club de la capital catalana. Miles de fans -5000 para ser más exactos, porque el recinto tenía capacidad para esa cifra- disfrutaron de casi dos horas viendo a sus amores imposibles de la adolescencia. De hecho, volvieron a ella durante ese tiempo, pese a que la mayoría estaba más cerca de los treinta años que de los quince.

Después de unos teloneros que a nadie le interesaban, los chicos de la calle de atrás empezaron con una puntualidad a la que no estamos acostumbrado con este tipo de artistas. El concierto arrancaba con ‘The Call’ y después, bien de despliegue de fanatismo: gritos, llantos y desmayos a ritmo de viejas canciones cómo ‘As Long As You Love Me’ o ‘We’ve Got It Goin’ On’, entre otros muchos hits.

El concierto fue básicamente un remember de sus canciones de finales de los 90. Aunque cantaron temas de un nuevo álbum que no pararon de promocionar y recordar a las fans que lo compraran, el público barcelonés enloquecía más con los temas que marcaron su infancia y adolescencia. Los BSB bailaron, cantaron en directo, tuvieron problemas técnicos con los micros, deleitaron a las seguidoras cantando canciones en el idioma de Cervantes (con mejor dicción de lo que haría Geri Halliwell) e incluso se animaron a tocar ‘10.000 Promises’, ‘Madeline’ – aburridísimo tema del nuevo trabajo- y ‘As Long As You Love Me’ en plan acústico.

Y decimos tocar, porque en un ataque de querer demostrar que ellos también saben tocar la guitarra o la pandereta como hace Kylie, sacaron los únicos instrumentos que se vieron en el escenario, ya que durante esta gira, la boyband va sin banda. Durante la parte acústica subieron un grupo de fans de esas que pagan una entrada VIP y son vapuleadas por todo el recinto mientras Brian las abrazaba, animado por un público que le cantaba el cumpleaños feliz. El concierto acabó con ‘Everybody (Backstreet’s Back)’ y ‘Larger Than Life’ y el suelo parecía que fuera a ceder por tanto salto enloquecido. Después el público se quedó atónito ante el nuevo spam de los chicos para que la gente fuera a una fiesta en un selecto club donde ellos estarían. De boyband noventera a azafata de Ryanair en sólo unos minutos.

Un concierto lleno de éxitos y de lo que las fans querían ver: a los 5 chicos. Decimos esto porque en el escenario no había nada más: ni bailarines/as, músicos, plataformas elevadoras… Sólo ellos, una pantalla panorámica para las proyecciones (bastante cutres) y unas escaleras. Nada más. No había elementos que pudieran entorpecer ver bailar y cantar a la boyband que más ha vendido. Está claro que ellos saben quienes son y lo que tienen que hacer para contentar al público que les pagó las mansiones en los 90.

Pero con todo ello, han pecado de renunciar a lo que en su día les dio la fama y la grandeza: el espectáculo. Ni un cambio de vestuario, interludes llenos de autobombo para que alguien se hiciera con su último trabajo  o se fuera con ellos de crucero. Las proyecciones dejaban mucho que desear y el escenario también, pero por suerte, las canciones (no cantaron ninguna de sus discos ‘Unbreakable’ y del horrible ‘This Is Us’) y ellos en sí, no lo hicieron. Los chicos siguen en plena forma como antes, bailan bien y cantan en directo: asustaba incluso la ausencia de pregrabados.

Lo Mejor /
Canciones que marcaron un antes y un después en el Pop.
Lo mucho que interactuaban con el público.
Que 15 años después sigan habiendo desmayos en mitad de la pista.

Lo peor /
Precio de macro concierto para una puesta en escena muy modesta: 50€ por un show dónde no había ni siquiera confeti.
Lo sobreactuado que estaba Nick Carter.
No cantaron ‘Spice Up Your Life’.

 

Un comentario sobre “Así fue el paso por Barcelona de los Backstreet Boys

  • el febrero 24, 2014 a las 12:33 am
    Permalink

    Yo estuve en el Madrid. Como bien dices, el tema escenario y luces poco currado, pero la verdad es que no eche de menos nada de eso. Cantaron y bailaron genial, y estuvieron muy simpáticos. El concierto se paso volando, disfrutamos lo que no está escrito y nos dejaron con ganas de más… más no se puede pedir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies