Entre interferencias, conseguimos disfrutar de ‘La Dona Vinguda Del Futur’

LaReputada tuvo el placer de acudir, ayer por la noche, a ver ‘La Dona Vinguda Del Futur‘ al Teatre Auditori de Sant Cugat. La obra creada por Marc Rosich y Guille Milkyway está a medio camino de una obra de las de toda la vida y un musical. Decimos esto porque hay mucho diálogo y canciones… pocas, pero muy buenas y en el idioma materno de Roser.

Con una historia aparentemente simple; una familia tradicional catalana, muy tradicional como bien cantan ellos, vive enganchada a la televisión y al bombardeo de anuncios. Y es de un anuncio dónde aparece con un look a lo ‘Lazy Town’ la intérprete de ‘Tots Els Botons’, Beth. El resto de la historia se basa en como Albert, un niño científico interpretado por Marc Pujol y Mina (Míriam Puntí), la adolescente enganchada a novelas para adolescentes a lo Crepúsculo, tratan de hacer volver a la mujer del futuro a casa.

Las canciones son realmente buenas y se nota el sello de Guille Milkyway: Escuchar canciones electro-pop anunciando pasta de dientes, bicicletas estáticas o cereales es digno de aplauso. De las proyecciones del espectáculo se encarga Lyona, artista audiovisual que ha dirigido vidoclips de Love Of Lesbian o Amaral, entre otros.

Blanco nuclear y colores vivos. Así es el escenario dónde transcurre toda la acción de la obra. No necesitan más que mostranos una cocina para tenernos enganchados a una butaca durante una hora y veinte minutos. Aunque el argumento parezca bastante infantil, tiene varios guiños al público adulto y también hacen algunos chistes sobre expresiones catalanas traducidas al castellano. Una obra recomendada para todos aquellos y aquellas que quieran pasar un rato divertido con los más pequeños o con los más grandes, porque el pop no entiende de edades.

PUNTOS A FAVOR
  • Las canciones. Desde las más petardas hasta la más filosófica de ‘Tot És Relatiu’, con ese aire melancólico y alegre a la vez característico de La Casa Azul.
  • Poder ver que existe vida después de OT2.

 

PUNTOS EN CONTRA
  • Concretamente en la función de Sant Cugat el audio fallaba desde el minuto uno. Esto hizo que se escucharan interferencias todo el rato y que alguno de los actores tuviera que actuar con el micro apagado.
  • Que no se venda un EP con las canciones originales, aunque es Guille Milkiway, pronto saldrá a la venta, se-gu-ro.