Mónica Naranjo / 4.0

Mónica Naranjo ha lanzado esta semana su nuevo recopilatorio, ‘4.0’, que tiene la labor de adaptar sus clásicos y temas favoritos al nuevo sonido de la que es, sin duda, una de las reinas del pop español. La reconversión de Mónica hacia un terreno más electro-rock y más oscuro ya tuvo su catarsis en ‘Tarántula’, un medidísimo lanzamiento de Naranjo en 2007 que, además de devolverla al absoluto éxito, dejó en evidencia que la cantante tenía más de una buena idea. Había conseguido que su estilo, habitualmente excesivo y algo hortera, siguiera teniendo sentido en una nueva época.

Decidido por tanto que su progresión al pop oscuro y con tintes rockeros tocó techo hace 7 años, la cuestión ahora, después de escuchar ‘4.0’, conocer dónde quedaron aquellas ideas. Dónde quedó aquel gusto de Mónica por canalizar su potencial en algo que tuviera un sonido digno y una producción exquisita y adaptada al momento. Y sobre todo, ‘4.0’ nos deja ganas de saber por qué se ha tocado lo que se ha tocado, y se han dejado tantas posibilidades en el tintero.

Mónica Naranjo ha presentado el álbum con uno de sus primeros singles, ‘Sólo Se Vive Una Vez’, con una producción rock que resulta aceptable para el tema, pero que no deja de sonar a reciclada de su Tour ‘Stage’, también editado en audio y DVD hace ahora unos años. A pesar de ello, la reconversión de la canción es de las que mejor funciona junto a la de ‘Entender El Amor’, que si bien queda muy lejos de la original, al menos ha salido bien parada de la revisión.

El resto de las adaptaciones de ‘4.0’ se quedan entre lo vago y lo chapucero: ‘Todo Mentira’, ‘Europa’, ‘Usted’ y ‘Kambalaya’ son un completo sinsentido: suenan muy parecidas a la reciente era ‘Tarántula’ y no hay quien encuentre lógica a su anecdótico reciclaje, mientras que por ejemplo, ‘Amor Y Lujo’ pierde su intención con una producción que la toma demasiado en serio, y lo que en su día era un corte divertido a pesar del mensaje, se torna en hortera y cutre con su nueva versión.

En general, ‘4.0’ es ruidoso y no deja momentos para el disfrute real de las canciones: ¿Qué sentido tiene que en ‘Sobreviviré’ no exista una parte ambiental en condiciones cuando todo el hook del estribillo la necesitaba para funcionar? ¿Alguien es capaz de escuchar la melodía vocal de ‘Pantera En Libertad’ entre semejante exceso de instrumentación? La sensación de pupurrí es tal que parece que Mónica hubiera colocado los temas ya grabados sobre bases realizadas por otro lado, dando lugar a que el público realmente se quede pensando que escucha varias canciones al mismo tiempo. Y ninguna de ellas a la altura de la original en cuestión.

Lo que deja en evidencia una cosa: Mónica ha escogido fatal el repertorio de un álbum en el que debería haber colado las canciones con las que menos satisfecha se siente, y no las que dejó tal y como debieron haberse quedado. ‘4.0’ es un regalo envenenado y dirigido a sus fans, unos seguidores que continuarán venerándola pase lo que pase, sin ser conscientes de que una crítica en el momento adecuado puede devolverles a una Mónica capaz de dar más. Mucho más que un disco de remezclas de las canciones equivocadas.

 

stars15

 

6 comentarios sobre “Mónica Naranjo / 4.0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies