Niki & The Dove – ‘Instinct’

Mucho ha tardado en llegar el disco debut de Niki & The Dove, después de singles y EPs varios. Tras ser galardonados con el quinto puesto del BBC Sound of 2012, los suecos Malin Dahlström y Gustaf Karlöf editan hoy 14 de mayo este ‘Instinct’ donde hablan de “lo grandioso, lo romántico y el poder de la naturaleza”. Que no os engañe la portada, porque este disco probablemente tenga mucho más que ofrecer de lo que parece.

El disco lo abre su single más reciente, y a nuestro gusto, lo mejor que contiene. ‘Tomorrow’ es increíble. A lo mejor nos pasamos debido a la euforia que transmite la canción, [mode fan on] pero temas como éste justifican una carrera [mode fan off]. En el estribillo Malin clama al cielo “oh, if tomorrow comes, I wanna waste my love on you, like a pearl merchant”, haciendo referencia a una parábola bíblica que plantea si estás dispuesto a dejarlo todo por el reino de los cielos. Os habéis quedado flipados, pero tranquilos que no tenemos una biblia en la mesilla, esto lo hemos leído por ahí en webs que seguro que el papa no aprobaría. Esta canción con estructura de balada electrónica y apocalíptica nos parece un grandísimo acierto de la banda, un single épico que nos pone los pelos de punta, sobre todo con el segundo alarido del “meet me at the same place” o la voz distorsionada entre tanto sintetizador en la parte final. Y el vídeo espacial, que decíamos que nos da ganas de mirar al cielo esperando que alguien venga a buscarnos, es bien majo.

‘The Drummer’, como otros muchos temas del disco, ya lo conocíamos de un EP anterior llamado como esta canción. Con un ritmo muy marcado en el que sintetizadores y percusión se funden, es uno de los más claros ejemplos del estilo propio del dúo. ‘In Our Eyes’ ya no resulta tan brillante, sobre todo porque parece predecible y no sorprende con una melodía clara. Será que palidece tras el clímax que abre el disco y tras el sonido de la canción anterior, será que no es momento todavía de mostrar el lado vulnerable de Malin. En cambio, ‘The Gentle Roar’ mejora mucho con sus sonidos hechos con botellas de agua, y al principio nos recuerda a Lykke Li en plan acústico. Tiene unos puentes con susurros y ecos que se entrelazan hasta hacerte sentir en un paisaje selvático escuchando cánticos indígenas.

‘Mother Protect’ empieza relajada creando una atmósfera en la que sentirnos cómodos, hasta que a la mitad suena una flauta (o quizás un instrumento de viento más exótico) que conduce a un subidón de rave entre la naturaleza, mientras escuchamos la etérea voz de la cantante rebelándose: “you can’t keep me down, I am done, I am furious”. En momentos como éste es cuando Niki & The Dove más sobresalen, en los que el grupo se enfurece y se deja llevar por sonidos que pueden a llegar a resultar un tanto excéntricos. ‘Last Night’, que junto a la anterior son los otros dos temas que ya conocíamos del EP ‘The Drummer’, cuenta la historia de una pareja que se casa en un taxi y se promete amor eterno. Más sonidos tribales y ecos para una canción r&b sensual que curiosamente se nos hace larga pese a ser de las canciones más cortas del álbum.

‘Somebody’ nos gustaba más en su Live Drummachine Version incluida en el vinilo de ‘The Fox’, pero en su versión del álbum se aprecian mucho mejor los beats ochenteros del estribillo. ‘Love To The Test’ es otra de esas canciones que nos parece de las menos elaboradas del disco y no acaba de convencernos, junto con ‘Winterheart’, lo más parecido a una balada que escucharéis, de nuevo con fusión de ecos, percusión y sintetizadores para que no parezca una canción al uso.

‘DJ, Ease My Mind’ es como ese himno discotequero que nunca acaba de arrancar, dejándote siempre con ganas de más y animándote a aporrear tambores como si no hubiera un mañana. Ideal para los momentos eufóricos en los que flotas entre los lásers de la pista de baile, donde le pedirías al DJ “play that song again, cos we were in love”. La inspiración para esta canción que puede recordar el italo disco llegó a Malin en forma de sueño con cuatro caballos galopando. Llegados a este punto nos damos cuenta de que, en general, el disco transmite una sensación de escapismo, de que una noche puede llegar a ser tan intensa que desearíamos que durase eternamente. Por eso en la producción no hay subidones previsibles a lo Calvin Harris, sino que están mucho mejor hilados.

‘The Fox’ tiene un riff oscuro que se apodera de ella y le da un aire siniestro a pesar de lo luminoso del estribillo. Además del animal protagonista de la canción, hay en su letra árboles, flores, frutas, nidos de águila… es la cumbre de las metáforas antropomórficas del disco y donde más se puede notar la influencia de la cultura y mitología escandinavas en Niki & The Dove. La canción surgió de un cuento en el que el protagonista comparte sus problemas con un zorro, que los coge y entierra. ¿Entendéis ahora por qué un poco de oscuridad convierte una canción aparentemente alegre en algo melancólico?

‘Under The Bridges’ acompañaba a la primera edición del single ‘DJ, Ease My Mind’ y de hecho tienen bastante en común, aunque la primera se desmarca de la estructura más tradicional y dance pop de la segunda, con una duración mucho mayor para dar rienda suelta a sus intenciones épicas y fantásticas. Durante casi 9 minutos hay tiempo para empezar despacio, meter capas de sintetizadores, tambores, subidones, palmas y gritos que suenan como ecos lejanos, que nos recuerdan que este viaje toca a su fin y hay que dejar el listón bien alto.

En resumen, ‘Instinct’ ofrece un conjunto muy consistente de dream pop electrónico con sintetizadores y muchos elementos acústicos, experimental y con sonidos tribales en repetidas ocasiones. Como en casi todo lo que escuchamos venido de Suecia la producción y los arreglos destacan por ser impecables, pero en este caso la combinación synth-percusión-voces nos ofrece creaciones especialmente elaboradas y nos sorprende dentro de este debut. Melancolía, evasión, pasión por lo pagano y la naturaleza… el disco de Niki & The Dove es ideal para dejarse llevar dentro de una burbuja y soñar.


 

 

★★★★★★★★ [ 8.5/10 ]

 

La Estrella: ‘Tomorrow’, sin duda. Repetimos: temas como éste justifican una carrera. ‘DJ, Ease My Mind’ y su hermana ‘Under The Bridges‘ también brillan con fuerza.

El Tomate: Se puede hacer espeso y temas como ‘In Our Eyes’ o ‘Love To The Test no ayudan. Que ya conozcamos la mayoría de las canciones y esto parezca un greatest hits.

Puedes escuchar el disco en Spotify o en Soundcloud a continuación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies