‘Unapologetic’ de Rihanna, ¿giro interesante o previsible relleno con 3 hits?

Rihanna es, posiblemente junto con Lady Gaga, una de las artistas más cargantes de la historia reciente del pop. Llevamos siete años oyendo hablar de ella de manera constante, y ya tenemos siete álbumes por su parte, los mismos que Britney, que lleva 7 años más en la industria, y 2 más que Christina, que lleva 6 más. La historia hasta ahora ha sido la siguiente: de los últimos álbumes de Rihanna, cogiendo temas sueltos se podía haber creado un único disco bueno. O a lo sumo un par de ellos: uno dance y uno urban. La de Barbados ha pecado siempre de poner tanto relleno a sus trabajos que muchas veces al salir de la tienda de discos no quedaba claro si lo hacías con un CD o con un almohadón de Ikea.

El caso es que este nuevo trabajo, ‘Unapologetic’, llega de nuevo un año después de su disco anterior. Lo cual plantea la siguiente pregunta: ¿Ha vuelto a llenar de paja Rihanna un disco con 3 hits, o por fin ha lanzado algo que realmente funciona en su totalidad?

Para empezar, hablemos de los uptempos, terreno donde Rihanna se ha manejado mejor hasta la fecha. El disco contiene dos colaboraciones con David Guetta, una buena y un terriblemente cansina: ‘Right Now’ es todo lo precedible que una colaboración Guetta-Rihanna podría ser. Es más de lo mismo de siempre, sólo que encima Guetta trata de trastear de manera deplorable con un dubstep que se le va de las manos. Mejor funcionan en ‘Phresh Out Of The Runway’, la canción que abre el disco, precisamente porque aquí es Rihanna la que tirá de las cuerdas del DJ francés y no al reves. El beat repetitivo, la letra de chunga de ghetto y el beat de fondo logran que olvidemos el tremendo autotune que lleva encima lo que era la voz de la cantante.

Sin embargo, hay momentos en los que la garganta de Rihanna suena bien y sin demasiados retoques: ‘Diamonds’ es un tema pop perfecto, con un tremendo gancho al que ayudó la composición de Sia Furler, y el hecho de que a nivel productivo Benny Blanco le dejará mayor peso a Stargate también resultó de ayuda. Y si no, que alguien nos explique como se quitó de la cabeza el ‘shine bright like a diamond’ que se repite unas 316 veces.

No es el único tema en el que Stargate da en el clavo, aunque lo haga de forma indirecta como en ‘Jump’, una colaboración con los británicos Chase & Status, que tiene más de ellos que de él, y que acierta -a diferencia de Guetta- con el uso del dubstep y el urban hecho en el Reino Unido. Es un rompepistas underground, algo distinto a lo que Rihanna tiene acostumbrado al mundo. Sin embargo, otros intentos por mantener su sonido cambiando de aires no le salen tan bien: el rollito gangsta que se trae en ‘Pour It Up’ es de lo más banal y damos gracias por que sólo dure 2 minutos y 41 segundos, y en ‘What Now’, un intento de recrear ‘Take A Bow’ años después, se pierde totalmente el control de un estribillo chapucero y con una sonoridad caótica que deja por los suelos lo conseguido con las agradables estrofas previas.

De todos modos, si por algo sorprende ‘Unapologetic’ es por la notable ausencia de uptempos fuertes, es decir, no existen ‘We Found Love’s ni ‘Where Have You Been’s. Rihanna se ha centrado más en bajar un poco el tono y dejar que la musicalidad de algunos temas lleve el mayor peso del disco. Sólo que a veces le ha salido bien y otras no tanto. ‘Loveeeeeee Song’ es un r&b electrónico más cercano a The Weeknd que a sus producciones previas y suena bastante bien a pesar de la cargante voz de Future en el estribillo; ‘Stay’, la balada que presentó en un decentísimo directo en ‘Saturday Night Live’ suena mejor en el álbum a dueto con Mikky Ekko y hace que apreciemos mucho más sus arreglos al piano, y ‘No Love Allowed’ es un downtempo con puntito reagge que tiene cierto encanto al no resultar tan cargante como ‘Man Down’.

Cuando Rihanna levanta de nuevo el ánimo hay cosas que suenan también bastante bien, especialmente las dos colaboraciones con The Dream, que son muy fácilmente lo mejor del disco y curiosamente, ambas tienen relación con Chris Brown. Primero ‘Nobody’s Business’ a dúo con el cantante, donde ambos tiran de un sonido disco setentero totalmente inesperado e incluso dan unas apetitosas pinceladas de Michael Jackson al tema. Resulta fresca, bailable y muy adecuada como single a pesar de la vida personal de ambos artistas. En ‘Love Without Tragedy / Mother Mary’ la cantante desdobla una canción con puntos de balada rock ochentera revisitada, y hace algo de autoreflexión en medio de un exquisito trabajo de electrónica por parte del productor. Finalmente, la colaboración con el británico Labrinth en ‘Lost In Paradise’ también suena decente, aunque el rapero y productor pone demasiado énfasis en la canción, que termina sonando más a él que a ella.

Sin embargo, no podemos terminar la crítica sin citar las dos pistas más decepcionantes de lo nuevo de Rihanna: ‘Numb’ y ‘Get It Over With’. La primera, porque siendo un dueto con Eminem, tenía todas las de resultar -como poco- de lo más morbosa. Sin embargo el resultado es un tema tremendamente cargante con Rihanna rellenando lineas a base de notas que jamás podrá dar en la vida real y tirando de un estribillo con un gancho bajo cero. Incluso el rap de él suena completamente obviable dada su duración, que pasa en un suspiro. Recordemos ‘Love The Way You Lie’ y olvidémonos de esto. En cuanto a la segunda, ‘Get It Over With’, viniendo de la mano de James Flaunteroy -colaborador de gran parte de ‘Rated R’– cabía esperar algo más que una aburrida canción de té con pastas y orquesta sinfónica de La2.

Por tanto, es cierto que Rihanna se ha molestado en rellenar de temas ‘Unapologetic’, pero también es cierto que, ni son los temas que los fans y las radios esperan, ni son lo suficientemente grandes para justificar que el disco tenga 16. Eliminando 5 temas del tracklist, hubiera podido dar mucho más en la diana, porque ‘Unapologetic’ es la señal de que Rihanna puede volver con un bombazo, pero necesita de un tiempo para pensar bien qué necesita en él, en vez de ir cargando los discos con metralla inservible por las prisas.

 

★★★★★★★★★★  6,2

 

La Estrella | ‘Nobody’s Business’

El Tomate | ‘Numb’

 

Podéis escuchar los previews aquí



2 comentarios sobre “‘Unapologetic’ de Rihanna, ¿giro interesante o previsible relleno con 3 hits?

  • el noviembre 16, 2012 a las 9:48 pm
    Permalink

    Totalmente de acuerdo. Hubiera sido mejor hacernos esperar y haber hecho una mezcla entre Talk That Talk y Unapologetic y podría haber salido un cd genial tirando más a Rated R que a Good Girl Gone Bad o Loud y con un artwork currado hubiera sido un Sr. Cd pero el agobiarnos no le ha sentado muy bien y menos sacando una edición “deluxe” la cual solo trae un tema más y lo demás aburridos remixes.

  • el mayo 4, 2013 a las 10:03 am
    Permalink

    Tú lo que eres es subnormal, porque las únicas criticas positivas que tienes son la de cantantes que los conocen ni su puta madre, primero tienes que entender que coño estas diciendo, no puedes criticar porque a ti te salga del COÑO…
    Dedícate a meterte la lengua en el culo y si criticas no digas gilipolleces.
    Deja de poner tonterías y ponte a estudiar o trabaja aunque creo yo que con el verano que te falta no sabrás hacer ninguna de las dos cosas.