Acaba en urgencias por meterse un USB por el pene “por curiosidad”

Mezclas nuevas tecnologías y sexo no siempre sale bien. Que se lo pregunten al chico que se metió un USB por el pene y terminó así de mal. Acaba en urgencias por meterse un USB por el pene “por curiosidad”. La curiosidad mató al gato y al adolescente salido.

Los hechos tan curiosos que han dado la vuelta al mando tuvieron lugar en el lejano oriente: un joven taiwanés de 13 años estaba experimentando con su propio cuerpo cuando de repente se le ocurrió la no tan brillante idea de meterse un USB por el pene. Pero no solo la puntita: se metió el USB por el pene hasta que le llegó a la vejiga. 20 centímetros de cable y USB se introdujo por el interior de su cuerpo, como si aquello fuera un espermatozoide gigante tratando de explorar sus intimidades.

El problema, claro está, llegó cuando intentó sacarse el USB de su interior y fue incapaz de hacerlo. El joven de 13 años tuvo que ir a urgencias y allí, en un primer momento, los médicos no pudieron ayudarle aplicando un poquito de lubricante. No todo lo que entra vuelve a salir fácilmente, niños, así que no hagáis esto en vuestras casas. El curioso del USB tuvo que ser llevado al hospital infantil de Harbin, lugar en el que le hicieron unas radiografías que mostraron el serio problema en el que se había metido.

El cable USB se había quedado enredado en el interior de la vejiga del joven de 13 años, de la misma manera en la que se suelen enredar los auriculares cuando los llevas en una mochila y en un bolso. Imagínate la situación. Por suerte, todo tiene solución, aunque en esta caso la solución pasó por cirugía, una operación y varios días hospitalizado. Así que mucho cuidadito con lo que introduces por ciertos orificios de tu cuerpo…

Pricasso, el pintor que pinta con el pene