Cría a un oso durante 2 años porque pensaba que era un perro

Le puede pasar a cualquiera, ¿no? Cría a un oso durante 2 años porque pensaba que era un perro. Una mujer compró una mascota pensando que era un perro, pero cuando tras varios meses llegó a pesar 200 kilos se enteró de que era un oso.

El dicho de “que no te den gato por liebre” debería a partir de hoy renombrarse para que sea “que no te den oso por perro”. Su Yun, una mujer de una aldea china en la provincia de Yunnan, compró un perro hace dos años cerca del lugar en el que vive. Cuando se lo vendieron le dijeron que era un perro de una raza muy común allí, un mastín tibetano o dogo del Tíbet. Por esto cuando el perro empezó a crecer mucho no le pareció nada raro, ya que sabía que los mastines son perros de tamaño bastante grande.

El problema se dio cuando su supuesto perro no dejaba de crecer. Cuando su mascota tenía 2 años ya medía más de un metro y pesaba 200 kilos. ¿Existen perros que pueden llegar a semejante envergadura? ¿Has visto tú alguna vez un perro de 200 kilos? Le dieron oso por perro.

Cuando Su Yun se dio cuenta del engaño obviamente ya era demasiado tarde, pero aun así decidió quedarse con el oso en casa porque le había cogido mucho cariño. El problema es que la ley en China es muy estricta y prohíbe matar o tener como mascota un oso, ya que era un oso negro asiático, una especie en peligro de extinción. Su Yun no tuvo más remedio que ponerse en contacto con las autoridades para que vinieran a llevárselo, muy a su pesar. En el vídeo puedes ver cómo es el oso negro asiático que no era un perro grande en realidad.

Los agentes forestales de la zona fueron hasta la aldea del oso y se cercioraron de que el animal estaba en perfecto estado de salud y no había sufrido ningún daño. Esta especie de osos suelen ser muy agresivos, pero parece que al haber sido una mascota durante años el protagonista de esta peculiar historia era un animal muy tranquilo. Ya sabes, cuidado y que no te den oso por perro.

Festival de carne de perro