Formicofilia, la extraña parafilia del sexo con insectos

¿Te pica? Meter a los insectos en tus relaciones sexuales es una práctica placentera para algunos. Sexo con insectos, así es la formicofilia.

Formicofilia, la extraña parafilia del sexo con insectos, es una parafilia relacionada con la zoofilia. Pero asociamos zoofilia generalmente a mamíferos, y en este caso hablamos principalmente de hormigas, insectos y también otros animales de tamaños pequeño.

Por definición y etimología, ¿qué es la formicofilia? La Wikipedia la define como “la práctica de obtener placer sexual del andar y picotear de las hormigas”. Los formicofílicos disfrutan cuando las hormigas caminan sobre sus genitales o cuando los insectos penetran en su ano, vagina, boca y demás orificios, llegando incluso al orgasmo gracias a estos bichos. Entomofilia podría ser un término más correcto para acotar el tipo de animales que suelen usarse en estas prácticas sexuales poco convencionales.

Además de hormigas, la formicofilia también implica sexo con insectos como cucarachas, escarabajos, abejas, moscas, caracoles e incluso hay quien disfruta metiéndose lombrices y gusanos en la vagina o ano, o jugando con ranas. Deja volar tu imaginación y piensa en todo lo que se puede hacer a la hora de introducir insectos en tus relaciones sexuales. Pero te recomendamos que no lo busques en Google.

Obviamente hay quien prueba la formicofilia como estímulo sexual fuera de lo común, con personas que prueban a dejar que unas hormigas caminen sobre su piel, pero hay otras que optan por prácticas un tanto más extremas. Sobra decir que tener sexo con animales nunca es recomendable ni higiénico, ya que podría hacerte daño o causarte una infección. Si quieres innovar, lee ’50 sombras de Grey’.

Las pesadillas de Joshua Hoffine e hijas

Las pesadillas de Joshua Hoffine e hijas
Imagen 1 De 12