El Gobierno responde sobre sus protocolos en caso de apocalipsis zombi

Hace unas semanas nos preguntábamos: ¿qué protocolos tiene el Gobierno en caso de apocalipsis zombi? La pregunta partía del senador de Compromís Carles Mulet y era su manera de señalar que el Gobierno de España no responde o responde mal a muchas preguntas que plantea el Senado y el Congreso. ¿Estamos preparados para un apocalipsis zombi en España? El Gobierno responde sobre sus protocolos en caso de apocalipsis zombi. El apocalipsis zombi ha llegado al Gobierno y este ha respondido: ¿cuáles son los protocolos ante un inminente fin del mundo plagado de no muertos?

El Gobierno de Rajoy ha tardado más de un mes, pero al fin ha dado las respuestas que tanto necesitábamos: ¿qué protocolos tiene adoptados el Gobierno ante la posibilidad de un apocalipsis zombi? Pues ninguno. Somos españoles, improvisaremos. Esta es la extensa respuesta del Gobierno ante estas dudas apocalípticas, que puedes leer también aquí.

El Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia recoge dos acepciones de la palabra apocalipsis.

En relación a la primera de ellas, “fin del mundo”, el Gobierno informa a Su Señoría que no dispone de protocolos específicos para dicha eventualidad, entre otros motivos, porque poco se puede hacer llegado ese momento.

Sobre la segunda acepción recogida en el Diccionario, “situación catastrófica, ocasionada por agentes naturales o humanos, que evoca la imagen de la destrucción total”, se indica, por el contrario, que España dispone de un sistema global de procedimientos concretos y de protocolos de prevención de las emergencias, tanto en el ámbito de la protección civil, en el que participan el conjunto de las administraciones públicas, como en el de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Asimismo, el Gobierno articuló en el año 2012 un órgano de coordinación para el control y seguimiento de situaciones críticas, el Consejo de Seguridad Nacional, departamento encargado de la dirección de la política de Seguridad Nacional.

Respecto a la posibilidad de que el referido apocalipsis que interesa a Su Señoría sea, como se indica en su pregunta parlamentaria, de carácter “zombi”, se recurre nuevamente al Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia, que como en el caso anterior, recoge también dos acepciones para el citado vocablo.

Así, en relación a la primera de ellas -“persona que se supone muerta y reanimada por arte de brujería con el fin de dominar su voluntad”-, el Gobierno, ante la posibilidad enunciada por Su Señoría de que un hipotético apocalipsis sea protagonizado por este tipo de seres, no ha adoptado ningún protocolo específico más allá de los previamente señalados, dada la dudosa probabilidad de que se produzca semejante circunstancia bajo tales premisas.

Por último, en relación a la segunda de las acepciones señaladas del término zombi – “atontado, que se comporta como un autómata”- se informa a Su Señoría que España y sus administraciones públicas disponen de diversas líneas de actuación, aunque el Gobierno duda de que quienes se pudieran encontrar en las circunstancias descritas en la citada definición -por muchos que sean- puedan llegar a protagonizar una situación de apocalipsis como por la que se interesa Su Señoría.

Pues vaya, el Gobierno no tendrá protocolos ante el apocalipsis zombi, pero tiene ironía de sobra para enzarzarse en una batalla política. Carles Mulet no ha quedado satisfecho con la respuesta y ha decidido presentar un recurso de disconformidad: “con este tipo de preguntas absurdas sí se explayan, pero cuando se plantean cuestiones concretas y elaboradas, las respuestas son vagas o no tienen nada que ver con lo que se pregunta”. Bienvenido a la política española.

Las pesadillas de Joshua Hoffine e hijas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies