Un juez dejó libre a este violador, asesino y caníbal y ahora es una estrella

Un juez dejó libre a este violador, asesino y caníbal y ahora es una estrella. “Me la comí como un gesto de amor. Quería tenerla dentro de mí para siempre”, declaró Issei Sagawa. Quedó en libertad para triunfar en televisión. Te contamos la truculenta historia de este japonés que inexplicablemente se libró de la cárcel y ahora es toda una superestrella en la pequeña pantalla.

Issei Sagawa era un joven estudiante universitario de Japón que había ido con un programa de intercambio a seguir su carrera en París. Issei empezó a obsesionarse con las historias de caníbales que leía en libros, hasta que llegó a un punto en el que decidió pasar a la práctica. Empezó a hacer cosas muy macabras que le llevaron ante un juez cuando violó, asesinó y se comió a una compañera de clase, la holandesa Renée Hartevelt.

Primero empezó a quedar con prostitutas para hacer realidad sus perversiones: les metía la hoja de un cuchilllo en la garganta y fingía que iba a matarlas. Después, dejaba que ellas hicieran lo mismo conmigo”, contaba en el juicio. Después empezó a contar cómo surgió su amistad con Renée y cómo tenía ganas de asesinarla pero se contenía: “Los hechos sucedieron poco a poco, por grados. Una de las primeras veces que Renée vino al apartamento, yo me hice con un revólver y traté de golpearla por la espalda. Ella no se daba cuenta de nada”.

Pero un día cayó en la tentación, cuando intentó besarla, ella le rechazó asustada y él le confesó su amor por ella. Le disparó “por accidente” y terminó violándola, troceándola y comiéndola: “Saqué mi carabina del armario para asustarla. Por causalidad mi arma se disparó y ella cayó fulminada. La tentación fue para mí demasiado fuerte. No supe resistir. La desnudé y abusé de su cuerpo. Después comencé a cortarla a trozos. En aquel momento pensaba que esa era la mejor manera de esconder su cadáver y de sacarlo de mi casa. Empecé a probar con los labios algunos pequeños trozos que ya había separado del resto. Este impulso era más fuerte que yo. Una vez terminé el descuartizamiento, cogí unas partes y las metí en el frigorífico, y otras las llevé a la cocina y me las freí, aderezándolas con sal y pimienta. Descubrí que tenía un sabor agradable, dulce y delicado, un sabor similar al del atún”.

Delante del juez contó todo esto y terminó diciendo: “mi gesto fue un acto de amor. De aquella manera conseguí tener a Renée dentro de mí para siempre”. Metió los restos de la joven en dos maletas y las tiró en un lago. Su crimen terminó siendo descubierto y en principio el juez le condenó solamente a 2 años de prisión. Finalmente fue puesto en libertad, diciendo que estaba enajenado y regresó a su país. Los rumores apuntan a que su padre, dueño de una importante empresa, movió los hilos que hicieron falta para que su hijo quedara libre tras violar, asesinar y comerse a una mujer.

Los hechos relatados hasta ahora sucedieron en los años 80, pero lo más fuerte de esta historia es que con el tiempo y ya de vuelta en Japón, Issei Sagawa se ha convertido en una estrella de la televisión. Los espectadores del país estaban fascinados por ver a un caníbal en la tele y podían verle en programas en los que su papel casi se limitaba a comer cosas. ¡Hasta ha llegado a ser imagen de un restaurante de carne!

Hoy en día Issei triunfa gracias a sus trabajos como invitado en programas de televisión, como escrito y como pintor. No se arrepiente de nada. El documental ‘El caníbal japonés’ repasa su terrorífica historia.

Guía del sexo en Japón

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies