La historia de una petición de matrimonio con huevo Kinder atascado en la vagina

El médico Adam Kay cuenta su experiencia más disparatada: una petición de matrimonio muy loca con un problema vaginal bastante grave. Te lo contamos todo sobre la historia de una petición de matrimonio con huevo Kinder atascado en la vagina.

Adam Kay es un cómico y médico inglés que ha publicado un libro llamado ‘Esto va a doler – Historias disparatadas de un médico residente’. En su libro recopila muchas anécdotas que le han sucedido en su trabajo como médico residente, centrándose en las historias más locas, surrealistas disparatadas y divertidas. Pero hay una que se lleva la palma y que no nos extraña que se haya hecho viral.

Fue una petición de matrimonio muy poco convencional. Una mujer guardó el anillo de compromiso con el que quería pedirle matrimonio a su novio dentro del huevecito amarillo que viene dentro de los huevos Kinder, las archiconocidas chocolatinas que todos hemos probado. Metió el anillo en el envase amarillo y… ¡para dentro! Lo metió en su vagina con la intención de que fuera su novio el que encontrara “el tesoro” en su interior.

¿Y qué pasó? Pues lo que ya te puedes imaginar. El intrépido novio intentó buscar el tesoro en el interior de la vagina de su novia usando sus dedos. Lo encontró pero era incapaz de sacarlo, porque se había quedado el huevo Kinder atascado en la vagina. Tras varios intentos la pareja terminó yendo al hospital y fue Adam Kay, médico, cómico y escritor el que les atendió. El doctor relata en su libro que ella “tenía tantas ganas de mantener la sorpresa que no le dijo a su novio qué había hecho ni por qué lo había hecho”.

Adam usó un fórceps y logró extraer el huevo de la vagina. Allí mismo ella lo cogió, lo abrió, y anillo en mano recién sacado de su vagina le pidió matrimonio a su novio. ¡Sí, quiero! Esperamos que la boda fuera menos surrealista que la pedida de matrimonio.

Kim Anami levanta pesos con su vagina