Un asesino en serie muere en la cárcel por masturbarse con descargas eléctricas

Hay placeres mortales y he aquí la prueba. Un asesino en serie muere en la cárcel por masturbarse con descargas eléctricas. Egidius Schiffer, conocido asesino en serie en Alemania, ha fallecido en prisión por masturbarse aplicándose descargas eléctricas con un cable.

Egidius Schiffer es un nombre que muchos alemanes reconocen por ser un asesino en serie que mató y violó a varias mujeres en el país. Estaba en la cárcel y allí fue donde encontró su fin de una manera muy poco convencional. Los trabajadores de la prisión en la que estaba cumpliendo su condena de cadena perpetua se encontraron con su cuerpo sin vida. No había sido un suicidio ni un asesinato, sino un accidente mientras se estaba masturbando.

El asesino en serie alemán probó una técnica masturbatoria que podríamos definir como electrizante: decidió aplicarse descargas eléctricas en sus genitales y en sus pezones. Lo hizo con un enchufe y cortando el cable de la lámpara que tenía en una mesita de noche. Con la corriente del cable cortado que le llegaba a través del enchufe recibió descargas eléctricas en sus zonas erógenas. El asunto se le fue de las manos y del placer pasó a una descarga eléctrica que le fulminó. Cuando encontraron su cadáver el asesino todavía estaba conectado a la corriente eléctrica de la prisión.

Ya sabéis lo que no tenéis que hacer en prisión. ¿Es que los asesinos en serie no tienen madres que les dicen ya desde pequeños eso de que “no metas los dedos en el enchufe”? Entre este suceso y el reciente caso de un joven chino que se metió un USB en el pene y terminó en el hospital… ¿quizás nos estamos pasando de creativos a la hora de pensar en nuevas formas para darnos placer a nosotros mismos? Cuidado con esas pajas.

Pricasso, el pintor que pinta con el pene