Violan a una muñeca sexual hasta romperla en el festival Ars Electronica

El sexo con robots nos deja una nueva polémica: ¿debemos permitir que se pueda violar a una muñeca sexual hasta dejarla inservible? Es lo que ha pasado recientemente en Austria: violan a una muñeca sexual hasta romperla en el festival Ars Electronica.

Hace unas semanas se celebraba el festival Ars Electronica de Linz, en Austria, el que es uno los festivales de arte electrónico más importantes del mundo. Pero entre tanto arte hubo un expositor que llevó a una muñeca sexual robótica para mostrarnos el futuro del sexo. El sexo con robots ya es real y hay quien teoriza diciendo que acabará sustituyendo al sexo entre humanos: “en 2050 el sexo con robots será popular, las parejas humano-robot serán comunes y el matrimonio con robots será legal”, decía hace unos meses el especialista en inteligencia artificial David Levy. Pero en el presente lo que vemos es que las violaciones siguen siendo frecuentes.

El robot sexual Samantha, una muñeca rubia de ojos claros y cuerpo perfecto para los cánones de belleza de muchos, estaba expuesto en este evento. Samantha estaba programada para que la toquen y la besen, pero los asistentes al festival Ars Electronica hicieron mucho más que eso y la dejaron destrozada. Hubo gente que se restregó con el robot sexual, la penetró con los dedos, la manoseó por todas partes y hasta hubo quienes se montaron sobre sus piernas hasta romperla.

El resultado fue que el robot sexual Samantha acabó con los pechos destrozados, varios dedos rotos y desperfectos por todo su cuerpo. Su creador, Sergi Santos, explica que ha quedado inservible y que ha sido una experiencia traumática. El ser humano es así.

Sexo con robots

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies