Figging, el arte de meterse jengibre por el culo para el placer sexual

¿Qué el el figging? Descubre esta práctica sexual con jengibre que se ha puesto de moda y que tiene un origen más antiguo del que pensabas. Prepárate para disfrutar con el figging, el arte de meterse jengibre por el culo para el placer sexual.

Has leído bien: hay gente que se mete jengibre por el culo (o por la vagina y por la uretra incluso) porque les da placer, además de un escozor tremendo. El figging ha vuelto a ponerse de moda, aunque sus orígenes se remontan a la antigua Grecia. Por aquel entonces era un método de castigo que se usaba para disciplinar a las esclavas. El imperio romano lo usaba también para castigar a sus prisioneras, a las que inmovilizaba para que sufrieran la incomodidad que causa el tener jengibre en ciertas partes del cuerpo.

Eso sí, por entonces no se llamaba así. El término figging deriva de la palabra feaguing, que es la práctica que consiste en meter algo irritante en el ano de un caballo o la vagina de una yegua para que levanten la cola y se mueven de manera más animada. Suele ser jengibre, pero también cebolla o pimienta. Ahora hemos pasado de hacerlo con animales a hacérnoslo a nosotros mismos.

¿Qué es el figging? Consiste en meter un trozo de jengibre en el ano de una persona. Para ello se pela la raíz y se talla para dejar el jengibre en forma de consolador o tapón anal. ¿Y qué tiene de particular? Que el jengibre produce una sensación muy especial cuando contacta con las paredes anales o vaginales: produce ardor, picor y una calidez que a algunos les pone especialmente y les excita muchísimo.

Testimonios de usuarios de figging cuentan que les gusta jugar con su culo al masturbarse, pero que el figging es llevar el placer a otro nivel. Un principiante en esta práctica cuenta en internet cómo humedeció su culo y se metió un trozo de jengibre que había preparado para tal efecto: “al principio nada, pero de pronto empecé a sentir un calor bastante intenso, muy soportable y agradable. Jamás había sentido algo así, cada vez iba a más y me daba miedo que ya no hubiera vuelta atrás. El calor hacía que tuviera más y más ganas de correrme. Lo disfruté muchísimo”.

Parece que el figging se va a imponer entre las prácticas sadomasoquistas más de moda. Cuidado, 50 sombras de Grey. Si no tienes jengibre a mano, hay quienes usan otros alimentos: ajo, pimienta, tabasco, guindillas… si te gustan las prácticas picantes, has encontrado la ideal para ti.

One erection, parodia porno gay de One direction

One erection, parodia porno gay de One direction
Imagen 1 De 12