Una pareja gay de cisnes ataca a personas que se acercan al vaso que han adoptado

Una pareja gay de cisnes ataca a personas que se acercan al vaso que han adoptado. Unos cisnes gay adoptan a un bebé insólito: un vaso de plástico de colorines. Y cuidado con todo humano que se acerque a verlo… Han tenido que mudarse.

Esta historia de amor y violencia ha sucedido en Grundlsee, Austria. Allí vivía una pareja de cisnes en un lago, tan felices y tan agresivos. Sí, porque estas hermosas aves no eran precisamente amigables con los seres humanos que se les acercaban y han tenido que trasladarles a otro lago, alejados del contacto con personas. ¿Por qué? Por proteger a su bebé adoptado.

Lo curioso de la historia no es que una pareja de animales protejan a un bebé adoptado, sino que para empezar eran una pareja gay de dos cisnes macho que se habían vuelto inseparables y que ese bebé adoptado no era un pequeño patito feo, sino un vaso de plástico de colorines que cuidaban en su nido como a su retoño. Ya el verano pasado estos cisnes gay se habían hecho famosos por su agresividad hacia los veraneantes que se daban un chapuzón en el lago, pero últimamente la violencia había llegado a extremos peligrosos: “se lanzan sobre los nadadores e intentan ahogarles”, cuenta el alcalde de Grundlsee, Frank Steinegger.

El alcalde estaba preocupado que algún cazador matara a la pareja de cisnes gay, pero gracias a la intervención de Alexander Groder y su esposa, expertos en fauna salvaje, las aves han podido mudarse a un lago privado y más extenso en el estado de Tirol, lejos de veraneantes a los que ahogar. Lo que no nos queda claro es si su bebé, el vaso de plástico multicolor por el que atacaban a los humanos, ha sido llevado con ellos o esta peculiar familia ha quedado separada.

Padres gays