La polémica carta del guardia civil de La manada: “no soy ningún violador”

El caso de La manada sigue dando noticias: Antonio Manuel, guardia civil de La manada, hace pública una carta en la que ataca a la víctima y a los medios de comunicación y defiende su inocencia. Así es la polémica carta del guardia civil de La manada: “no soy ningún violador”.

Antonio Manuel Guerrero, guardia civil de La manada que seguirá cobrando el 75 % de su sueldo mientras está en prisión, ha enviado una carta al medio La tribuna de Cartagena. Dicho medio se hizo popular recientemente por hacer públicos una foto y los datos de la víctima de La manada que habían logrado en Forocoches y burbuja.info. A estos tres medios / foros de internet da las gracias Antonio, a la vez que critica a otros como El Español.

En la carta el miembro de La manada critica el testimonio de la víctima y la ataca con sarcasmo: “¿De verdad alguien se creerá que cuando tienes el pene en la mano fue porque te tropezaste y te agarraste para no caerte?”. También habla de que no se ha utilizado el mismo criterio con su caso que con otros muy mediáticos de los últimos meses, como los de Ana Julia Quezada y “El chicle”. Apela a las personas que les critican diciendo que “mañana le puede pasar a tu hermano, a tu padre, a tu hijo o a ti mismo y ese día os arrepentiréis de haber apoyado el #yositecreo”.

A continuación tienes la carta de La manada, de Antonio Manuel, al completo:

Tras 22 meses en prisión y todo lo acontecido, he decidido romper mi silencio. Soy Antonio Manuel, un miembro de la ya conocida “Manada”.

Hemos salido en todos los programas habidos y por haber, excepto quizá en el más idóneo para nuestro caso: ‘Cuarto Milenio’, dado los fenómenos paranormales que hemos vivido a lo largo del procedimiento. Todo comenzó con la burundanga, que por no dejar rastro no lo dejó ni en las diligencias, la violación grupal con penetración vaginal y anal que no provocó ningún tipo de lesión o la extraña agresión sexual en la que la “víctima” junto a los “violadores” buscan un hotel, lo graban y no conforme con eso, presentan la grabación como prueba de cargo.

Con el transcurso de los meses llegó el tan ansiado juicio y con él los primeros problemas: -“No es no” pero ahora resulta que la chica dice que ella en ningún momento dice que no. Bueno, pues se cambia el eslogan y no pasa nada: “Si no digo que sí es que no”. Solucionado. -“Yo sí te creo hermana”.

Pero una duda, ¿Acláranos si eran 4 o 5? ¿Acláranos si entraste a la fuerza o a fumarte un porro? ¿Si estás incomoda, porque te besas con uno en el portal? ¿Cómo podemos justificar la masturbación que protagonizas en el video? ¿De verdad alguien se creerá que cuando tienes el pene en la mano fue porque te tropezaste y te agarraste para no caerte? Es grotesco, yo no lo veo creíble.

Pamplona y Navarra se presentan como acusación popular, porque no piensan tolerar ninguna agresión a mujeres en su comunidad (excepto en la agresión a dos mujeres de Guardias Civiles en Alsasua, ese tipo de mujeres no cuentan, en este caso se manifiestan a favor).

Tras cinco meses de deliberación, llegó la sentencia y como si del discurso navideño del Rey se tratase, lo retrasmiten todas las cadenas, en directo y resulta que para el asombro de toda España los tres magistrados absuelven de la agresión sexual.

La muchedumbre que ya tenía organizadas las manifestaciones y preparadas las pancartas, toma las calles y se pregunta: – ¿Pero es que ninguno de los magistrados ve la televisión? – ¿Pero es que ninguno tiene redes sociales? -¿Pero es que ninguno ha leído los artículos del periódico ‘El Español’? -¿Qué han podido ver para no condenarlos?

Pues han visto un juicio y un sumario, cosa que la inmensa mayoría de la gente no. A todas estas personas les puedo garantizar que, al menos uno de los tres magistrados, le importa bastante poco lo que se diga en la televisión y en las redes sociales. Ellos son jueces y su misión es impartir justicia, no cazar brujas. Llegó la resaca, y España leyó el voto particular y resulta que la historia no es como contaban.

Este juez al que todo el mundo critica (menos la gente del mundo de la judicatura) es un magistrado de la Audiencia Provincial, no es Elisa Beni, Lucia Exteberria o Joaquín Prat. Es una persona seria, profesional y que sabe de lo que habla. Los que no querían legislar en caliente porque Ana Julia Quezada y “El chicle” (que dice que en 7 años estará fuera) merecen una segunda oportunidad, son los mismos que piden la guillotina para “La Manada”.

En referencia a la última polémica de la difusión de imágenes y datos de la denunciante, ya hubo un auto en el que la Audiencia Provincial prohibía expresamente decir mi nombre y mostrar fotos mías. Sin embargo, muchos tienen en el móvil una foto mía que dice “Este Guardia Civil, Manuel Guerrero Escudero, ha pedido que no se difunda su cara ni su nombre no vaya ser que su vida se joda igual que la de la chica a la que violó en San Fermín”.

No se debe escupir para arriba, porque todo cae. Le habéis hecho un flaco favor a la denunciante que ahora está sufriendo lo que tuvimos que sufrir nosotros. No soy ningún violador, ni abusador, ni odio a las mujeres y no escupo fuego por la boca. Mañana le puede pasar a tu hermano, a tu padre, a tu hijo o a ti mismo y ese día os arrepentiréis de haber apoyado el #yositecreo.

Dar las gracias a todas las personas que nos apoyan, en especial a la gente de forocoches y burbuja.info que no se dejan llevar por el rebaño.

También dar las gracias a ‘La Tribuna de Cartagena’ porque sin habernos defendido en ningún momento, incluso habiéndose referido a nosotros con calificativos muy duros que por supuesto no comparto, ha sido el único medio que no se ha dejado llevar por el sensacionalismo y ha juzgado los hechos conforme a lo que dice la sentencia, al voto particular de uno de los magistrados y a su propia valoración libre e independiente tras haber visionado los vídeos.

Ahora escribirán artículos y comentarios sobre esta carta criticándola para conseguir el aplauso fácil. Aún confío en la justicia y en su independencia.

Agresiones sexuales en Sanfermines